Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

La hipoteca es un costo necesario para la mayoría de los que aspiran a ser dueños de casa. Ayuda a suavizar el gran costo inicial de comprar una casa y te permite pagarla con el tiempo. Sin embargo, calificar y ser aprobado para una hipoteca es un proceso complejo que requiere de un planeamiento cuidadoso. Aunque al principio parecería desalentador, vale la pena planear de antemano - a veces esto puede aumentar las posibilidades de obtener la casa que quieres. En lo que indagas acerca de hipotecas, pre-aprobación y préstamos, asegúrate de programar tus solicitudes de forma que aún si la investigación de tu puntaje de crédito se hace en forma múltiple (lo que es posible si estas haciendo solicitud con varios prestamistas) esto ocurrirá en un mes, lo cual ayuda a minimizar cualquier impacto en tu puntaje de crédito.

Prepárese para Calificar

Pre-Aprobación
Potencialmente puedes aumentar tu seguridad financiera al mismo tiempo que le demuestras al vendedor que eres capaz de cumplir con tus pagos. Para hacer eso, necesitas ser pre-aprobado para una hipoteca. La pre-aprobación es prueba esencial que un prestamista esa dispuesto a prestarte dinero. Estar pre-aprobado para una hipoteca les da a ti y al vendedor la confianza que podrás pagar por la casa, aumentando así tu poder adquisitivo.

El primer paso es precalificar a una hipoteca. Antes de que una institución financiera te precalifique, va a evaluar tus finanzas, incluyendo tus ingresos, deudas y bienes para darte una idea de la cantidad que puedes esperar recibir para una hipoteca. La precalificación es más fácil de lo que parece porque se puede hacer por teléfono o en línea y por lo general sin costo alguno. El precalificar a una hipoteca es una forma de iniciar una conversación acerca de tus opciones para hipotecas y de lo que puedes costear.

La pre-aprobación es una verificación más profunda de tus finanzas para estar seguro de que puedes ser capaz de hacer los pagos hipotecarios. Aquí hay algunos de los documentos que te van a pedir:

  • Documentación con información personal, como tu licencia para conducir, número de Seguro Social, certificado de matrimonio si aplica, información para contactarte y domicilio.
  • Información de empleo, incluyendo en donde has trabajado y por cuanto tiempo, así como pruebas de pago salarial recientes, y formularios de impuestos W-2 de los últimos dos años.
  • Tus gastos mensuales totales, incluyendo cuentas que pagas en forma regular.
  • Tu condición financiera general, incluyendo todas tus cuentas de banco, cuentas de inversiones, bienes (acciones, 401(k), IRAs, bonos, efectivo) y todas tus deudas (cualquier tipo, como saldos de tarjetas de crédito, préstamos estudiantiles o préstamos de auto).

Cuando llega el momento de hacer una oferta por una propiedad, le puedes mostrar al vendedor una carta de pre-aprobación de tu prestamista para confirmar que ya tienes el respaldo financiero y la capacidad de finalizar la venta, lo que te hace ver como un comprador mucho más atractivo. Por otro lado, hay que estar consiente de que una pre-aprobación no es un compromiso absoluto por parte del banco de que te van a otorgar un préstamo.

Compartir