Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

March 11, 2016

¿Una boda en la actualidad pondrá en peligro sus finanzas? No debería ser así.

Para que una gran boda no escape del presupuesto

Partiendo del costo promedio de una boda estadounidense, que supera los $31,000, ese gran día podría representar una tensión económica para quienes no tienen ahorros. Es importante recordar que estos números indican las mayores tendencias—no patrones sugeridos de gastos.

Antes de comenzar a discutir sobre la ceremonia o la recepción, es inteligente que las parejas hablen abiertamente de las cuestiones económicas en general. Compartan la información financiera como los gastos actuales, ahorros, inversiones y situación crediticia (https://www.annualcreditreport.com/index.action). Esta conversación podría no parecer demasiado romántica, pero la honestidad en relación a las finanzas es el primer paso para una planificación y compatibilidad financiera responsable.

Una vez que hayan elegido la fecha de la boda, fijen un objetivo de ahorro dentro de un presupuesto alcanzable. Si quieren casarse dentro de poco tiempo, tengan en cuenta que habrá menos tiempo para crear un fondo para la boda. Comiencen haciendo una lista general (https://www.theknot.com/wedding-budget/start) de todo lo que quisieran tener en la boda y luego, ajusten el enfoque a lo que habrá en el banco para la fecha elegida.

Cuando los números comiencen a verse reales, determinen qué se puede comprar o hacer económicamente y qué cosas requieres de ayuda profesional. Revisen la lista de invitados y vean si se puede reducir. Consideren un dispositivo de reproducción de música con un gran equipo de sonido en lugar de una banda en vivo. ¿Te satisfacen las habilidades de fotografía y filmación de tu hermano o es mejor contratar un equipo profesional?

Consideren otras fechas, otros horarios y otros lugares. Aunque la temporada de las bodas se extiende cada vez más durante todo el año, los precios de las bodas suelen ser más altos en los meses cálidos. Averigüen fechas en invierno y en lugares menos populares. Como el Ayuntamiento, por ejemplo. Dependiendo de la municipalidad, es posible programar con anticipación o presentarse con una licencia local y costos ceremoniales como el único gasto a incurrir. No es necesario un costoso vestuario u otros accesorios. ¿Qué tal una boda en casa? Es un lugar gratuito y, dependiendo de las habilidades de amigos y familiares, las decoraciones y la comida casera también pueden reducir los gastos al mínimo. Pero recuerde que la propiedad o el propietario debe contar con el respaldo de un seguro especial para cubrir cualquier posible daño o responsabilidad, especialmente si se servirá alcohol.

Y finalmente, consideren la idea de una boda "sorpresa". Planificar una fiesta o una reunión donde de repente surja una boda puede tener sus ventajas, en términos de ahorro para los invitados y para los novios por igual. Organizar una boda sorpresa—especialmente una fiesta en un día feriado normal donde familiares y amigos ya tenían previsto reunirse—requiere considerar tan solo la presencia de oficiante de bodas, cualquier clase de comida, bebida y costos de seguro. Una boda no anunciada elimina todos los costos previos a la boda en lo que respecta a invitaciones, despedidas y fiestas, y además, los invitados no tienen la obligación de tener que hacer un regalo.

Para concluir: No tiene sentido poner en riesgo sus finanzas de los próximos años por una boda pretenciosa. Hagan que la planificación de una boda creativa y accesible forme parte de su historia de amor.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir