Inicio Calculadoras Planes de Lecciones Juegos Tutor Bancario Sobre este Sitio Contáctanos In English In Chinese
Destrezas Prácticas para toda la Vida
BUSQUEDA DEL SITIO
en la Escuela en el Hogar
Recursos Para Consimidores



Es tiempo de donar dinero
Por Jason Alderman

Al igual que muchas otras medidas económicas, las donaciones de caridad en los Estados Unidos todavía deben volver a los niveles que tenían antes de la recesión. De acuerdo al Informe Anual de Estadísticas Filantrópicas de Giving USA, las contribuciones de caridad alcanzaron un total de $298.4 mil millones en 2011 – 4 por ciento por encima de 2010, pero 11 por ciento por debajo de los niveles de 2007.

La gran mayoría de estas contribuciones (73 por ciento) provinieron de personas individuales, lo cual demuestra que, incluso en tiempos de dificultad económica, la gente encuentra maneras de apoyar a organizaciones que ayudan a quienes tienen menos.

Debido a que la mitad de todas las donaciones se realizan entre la época de Acción de Gracias y Año Nuevo, es un buen momento para destacar algunos recaudos a tomar para que su donación cause el mayor impacto posible, tanto en la gente a la que desea ayudar como a usted en definitiva; también recordarles a las personas mayores sobre una política tributaria que fue modificada el año pasado:

Requisitos para realizar contribuciones. Si usted detalla gastos en su declaración de impuestos de 2012, las contribuciones de caridad que tenga previsto deducir deben realizarse antes de fin de año. Eso significa que puede hacer un pago con tarjeta de crédito o débito o matasellar un cheque antes de la medianoche del 31 de diciembre de 2012.

Debe presentar un recibo para reclamar deducciones por efectivo o propiedad, sin importar cuál sea su importe. Para contribuciones menores a $250 es suficiente presentar un cheque cancelado o un resumen de tarjeta de crédito, pero para importes superiores a $250 se requiere una declaración por escrito de la entidad de beneficencia. Consulte la Publicación 526 del IRS para obtener detalles (www.irs.gov).

Verifique la condición de exención fiscal. Para que se pueda deducir su contribución, la organización benéfica debe estar inscrita como exenta de impuestos ante el IRS. Es importante destacar que en los últimos años, el IRS ha rechazado la condición de exención fiscal de una gran cantidad de organizaciones sin fines de lucro por no haber presentado informes anuales durante tres años consecutivos, como lo exige la ley. Utilice la herramienta de Comprobación de Organizaciones Exentas del IRS (Exempt Organizations Select Check) para verificar si la organización reúne los requisitos.

Saque el máximo provecho de su dinero. Verifique que la organización sin fines de lucro beneficiaria de su donación esté bien administrada. Lo ideal es que la organización destine 75 por ciento de las contribuciones a programas que prestan servicio a sus beneficiarios en lugar de gastar en salarios, publicidad, recaudaciones de fondos y otros gastos administrativos.

nvestigue el sitio web de la organización, los informes anuales y la declaración de la misión y solicite una copia de su Formulario 990 del IRS, el cual detalla de qué manera se gastan las contribuciones. Converse con miembros del personal o voluntarios, o trabaje usted mismo como voluntario. Si conoce a alguien que haya utilizado los servicios de la organización, pregúntele acerca de la eficacia y la asistencia que brinda a sus clientes.

Otros sitios de utilidad: las listas de las 10 Principales (“Top 10”) y las secciones de Consejos y Recursos (“Tips and Resources”) de Charity Navigator brindan útiles herramientas de evaluación (www.charitynavigator.org). Además, GuideStar ofrece preguntas útiles para hacerles a los potenciales destinatarios y consejos para seleccionar una entidad de beneficencia (www.guidestar.org).

No más distribuciones directas de IRA. A fines de 2011 expiró un importante alivio impositivo para personas mayores en relación a las contribuciones de caridad. Antes, las personas mayores de 70 ½ años podían contribuir con hasta $100,000 directamente desde su cuenta IRA hacia la entidad benéfica, lo cual contaba para su Distribución Mínima Requerida anual de IRA. Con esto, las personas mayores evitaban tener que hacer que los fondos contaran como ingreso bruto ajustado y obtenían así una ventaja fiscal incluso si no detallaban las deducciones.

Finalmente, si no puede darse el lujo de realizar una donación en efectivo pero desea ayudar, considere donar tiempo. Numerosas organizaciones pueden relacionarlo con entidades benéficas locales de acuerdo a sus intereses, como por ejemplo el sitio United We Serve (www.serve.gov) del gobierno, Network for Good (www.networkforgood.org) y Volunteer Match (www.volunteermatch.org).


Este artículo tiene por objeto brindar información general y no debe ser considerado como un de legal, un consejo impositivo o financiero. Siempre es buena idea consultar con un de legal, un asesor fiscal o financiero para obtener información específica sobre la aplicación de las cierto leyes impositivas a su caso en particular y sobre su situación financiera específica. También debería consultar con un abogado para determinar de qué manera las leyes sobre bienes raíces, el derecho testamentario y/u otras leyes aplican para su situación específica.

Jason Alderman dirige los programas de educación financiera de Visa. Para inscribirse y recibir un Boletín de Noticias Electrónico financiero personal gratuito mensualmente, vaya a www.practicalmoneyskills.com/newsletter.