Inicio Calculadoras Planes de Lecciones Juegos Tutor Bancario Sobre este Sitio Contáctanos In English In Chinese
Destrezas Prácticas para toda la Vida
BUSQUEDA DEL SITIO
en la Escuela en el Hogar
Recursos Para Consimidores



Resuelva ser financieramente seguro en 2013
Por Jason Alderman

Cuando se trata de tomar las resoluciones de Año Nuevo, la de recuperar el estado financiero ocupa uno de los primeros puestos, junto con la de perder peso y comer mejor. Estas tres metas requieren de disciplina y planificación; y, como seguramente ya lo sabe, no es raro encontrarse con obstáculos en el camino.

No deje que el hecho de perder una pequeña batalla aquí o allá lo haga rendirse en esta guerra. Seguramente tendrá más éxito si empieza de a poco, aprendiendo de sus errores y tomando impulso sobre la marcha.

Estas son algunas sugerencias para administrar mejor sus finanzas personales el año próximo:

El primer paso en el camino hacia la buena salud financiera es hacer un presupuesto con el que pueda vivir. Si nunca hizo un presupuesto antes o no ha tenido éxito en el pasado, comience despacio. Durante algunos meses anote cada centavo que gasta: hipoteca/alquiler, servicios, comida, combustible, copagos médicos, intereses de la tarjeta de crédito –todo. Le sorprenderá saber a dónde va su dinero.

Al mismo tiempo, compare el dinero que entra (ingresos) con el dinero que sale (gastos). Si sale empatado o pierde plata todos los meses, debe mejorar sus ingresos y/o recortar drásticamente sus gastos. Pruebe con estas estrategias:

  • Pague, por lo menos, el monto mínimo de sus cuentas y a su vencimiento para evitar los recargos por mora y los aumentos de la tasa de interés relacionada; además, esto mejorará su calificación crediticia.
  • Controle el saldo de su cuenta corriente regularmente y use los cajeros automáticos de la red para evitar giros en descubierto y cargos extra.
  • Si su empleador le ofrece una cuenta de gastos flexibles, úsela para pagar los gastos de salud y atención de sus dependientes con dólares antes de impuestos.
  • Aumente los deducibles de su seguro y busque mejores precios.

Una vez que logre reducir los gastos, use los ahorros para pagar sus deudas más rápidamente. Trate de hacer una tabla con los saldos pendientes de sus tarjetas de crédito y préstamos, y sus correspondientes tasas de interés. Luego, pague el monto mínimo adeudado todos los meses – pero trate de pagar lo más posible en la cuenta que tenga la tasa de interés más alta. Cuando haya pagado la primera, pase a la siguiente cuenta con la tasa de interés más alta, y así sucesivamente.

Otra medida inteligente es tener un fondo de emergencia para enfrentar un revés financiero (despido, emergencia médica, arreglo inesperado del auto, etc.) Idealmente, debería tener lo suficiente para cubrir seis meses de gastos, pero no se desanime si eso le suena a mucho: Comience de a poco ahorrando algunos dólares por mes. No le pesará y el resultado de su ahorro podría evitar que tenga que pedir un costoso préstamo a corto plazo para cubrir algún gasto no planeado.

Si a usted le ocurriera algo terrible, ¿su familia estaría financieramente protegida? Asegúrese de tener un testamento válido, un poder notarial sin vencimiento, un poder para tomar decisiones con respecto a su salud y un testamento en vida. Hay muchos libros, artículos y ejemplos de formularios en Internet para redactarlo usted mismo, pero probablemente será mejor que revise sus documentos con un asesor financiero o abogado para evitar potenciales problemas legales. Además, asegúrese de tener un seguro de vida y discapacidad adecuado.

La cantidad que el Seguro Social podrá aportar a su jubilación en las próximas décadas es materia de debate. Por eso, si todavía no está participando en ningún plan 401(k) de su empleador o en una cuenta IRA, propóngaselo como una resolución de año nuevo más.

Cumplir con las resoluciones nunca es fácil –si lo fuera, ya lo estaríamos haciendo. Pero hacer el esfuerzo de mejorar su situación financiera ahora le será de mucha utilidad en el futuro.


Este artículo tiene por objeto brindar información general y no debe ser considerado como un de legal, un consejo impositivo o financiero. Siempre es buena idea consultar con un de legal, un asesor fiscal o financiero para obtener información específica sobre la aplicación de las cierto leyes impositivas a su caso en particular y sobre su situación financiera específica. También debería consultar con un abogado para determinar de qué manera las leyes sobre bienes raíces, el derecho testamentario y/u otras leyes aplican para su situación específica.

Jason Alderman dirige los programas de educación financiera de Visa. Para inscribirse y recibir un Boletín de Noticias Electrónico financiero personal gratuito mensualmente, vaya a www.practicalmoneyskills.com/newsletter.