Inicio Calculadoras Planes de Lecciones Juegos Tutor Bancario Sobre este Sitio Contáctanos In English In Chinese
Destrezas Prácticas para toda la Vida
BUSQUEDA DEL SITIO
en la Escuela en el Hogar
Recursos Para Consimidores



Ayudando a los “No Bancarizados” a obtener servicios financieros asequibles
Por Jason Alderman

Según una encuesta reciente realizada por Federal Deposit Insurance Corp. y la Oficina Estadounidense de Censos, 17 millones de estadounidenses adultos viven actualmente en hogares “no bancarizados”, mientras que otros 51 millones son considerados “sub-bancarizados”. En otras palabras, más del 28 por ciento de los hogares no tiene cuentas corrientes o cajas de ahorro tradicionales (no bancarizados); o bien su banco o cooperativa de crédito no cubre sus necesidades financieras básicas y debe recurrir a prestamistas alternativos como servicios de cambio de cheques o préstamos contra el sueldo (sub-bancarizados).

Siempre hubo millones de estadounidenses que no pueden—o no quieren—realizar sus transacciones financieras a través de un banco. Las razones más comunes son:

  • Que no tienen tanto dinero como para necesitar una cuenta.
  • Que no libran tantos cheques como para justificar el pago de las comisiones bancarias mensuales y los requisitos de saldos mínimos—simplemente usan giros postales cuando lo necesitan.
  • Que no tienen una identificación válida.
  • Que no pueden abrir una cuenta por tener un mal historial crediticio.
  • Por problemas de idioma.
  • Por haber tenido malas experiencias con los bancos o no confiar en las instituciones bancarias.

Los grandes minoristas y otros proveedores de servicios financieros alternativos han salido a cubrir el vacío para los clientes que no pueden—o no quieren—usar bancos ni tarjetas de crédito. Por ejemplo, Bankrate.com presenta una lista de decenas de tarjetas prepagas que ofrecen muchas de las funcionalidades de una tarjeta de crédito o débito tradicional, incluyendo depósito directo, compras por Internet y pago de facturas, acceso a cajeros automáticos, etc. Otras empresas ofrecen diferentes servicios como cambio de cheques, giros postales, transferencias de dinero, préstamos contra el sueldo, empeños o préstamos contra el título de propiedad del auto.

Sin embargo, los cargos por estos servicios pueden acumularse rápidamente. Después de pagar la comisión por el cambio de un cheque y comprar giros postales para pagar sus facturas mensuales, seguramente habrá gastado más que los $5 a $10 mensuales que cuesta mantener una cuenta corriente básica.

Si bien los cargos mensuales de las cuentas corrientes y cajas de ahorro de los grandes bancos han subido, se pueden encontrar cuentas gratuitas o de bajo costo en algunos bancos y cooperativas de crédito. Para encontrar costos de cuentas bancarias competitivos, visite www.bankrate.com/checking.aspx. Para encontrar una cooperativa de crédito a la que pueda acceder, utilice el Localizador de Cooperativas de Crédito de www.ncua.gov.

Dejando de lado el costo de las comisiones, no estar bancarizado tiene ciertos riesgos. Llevar o guardar en casa dinero en efectivo tienta a los ladrones; además, el dinero se puede destruir fácilmente en un incendio u otro desastre natural. El dinero depositado en bancos asegurados por la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC) tiene un seguro de hasta $250.000 por cuenta (las cuentas de las cooperativas de crédito tienen un seguro similar de la Administración Nacional de Cooperativas de Crédito (NCUA)). Para los consumidores no bancarizados también es más difícil mejorar su calificación crediticia por la falta de acceso a productos de crédito como las tarjetas de crédito y los préstamos.

Para ayudar a que las personas no bancarizadas o sub-bancarizadas ingresen al sistema, se están creando una gran cantidad de programas públicos/privados como Bank On ( www.joinbankon.org). Estas asociaciones voluntarias entre los gobiernos locales o estatales, instituciones financieras y organizaciones comunitarias, ofrecen a las personas de bajos ingresos no bancarizadas o sub-bancarizadas cuentas bancarias gratuitas o de bajo costo para los que nunca han abierto una o como “segunda oportunidad”, así como acceso a educación financiera.

Además, existen muchos recursos de educación financiera, como:

  • MyMoney.gov., el sitio web del gobierno dedicado a enseñar a los estadounidenses los temas básicos sobre la educación financiera ( www.mymoney.gov).
  • El programa de talleres sobre educación financiera MoneySmart de la FDIC ( www.fdic.gov/moneysmart).
  • Habilidades Financieras Prácticas para la Vida (www.practicalmoneyskills.com), un programa de administración financiera personal gratuito ofrecido por Visa Inc.

No hay una ley que diga que todos deben tener una relación bancaria tradicional. Pero si usted decide no estar bancarizado, investigue con cuidado las consecuencias financieras –tal vez no esté ahorrando dinero después de todo.


Este artículo tiene por objeto brindar información general y no debe ser considerado como un de legal, un consejo impositivo o financiero. Siempre es buena idea consultar con un de legal, un asesor fiscal o financiero para obtener información específica sobre la aplicación de las cierto leyes impositivas a su caso en particular y sobre su situación financiera específica. También debería consultar con un abogado para determinar de qué manera las leyes sobre bienes raíces, el derecho testamentario y/u otras leyes aplican para su situación específica.

Jason Alderman dirige los programas de educación financiera de Visa. Para inscribirse y recibir un Boletín de Noticias Electrónico financiero personal gratuito mensualmente, vaya a www.practicalmoneyskills.com/newsletter.