Inicio Calculadoras Planes de Lecciones Juegos Tutor Bancario Sobre este Sitio Contáctanos In English In Chinese
Destrezas Prácticas para toda la Vida
BUSQUEDA DEL SITIO
en la Escuela en el Hogar
Recursos Para Consimidores



Cómo reducir los gastos funerarios
Por Jason Alderman

Todos los que han tenido que enterrar a un ser querido saben que no es algo barato. Según la Asociación Nacional de Directores Funerarios, el costo promedio de un funeral de un adulto era de $6.560 en 2009 (sus datos más actualizados). Esto no incluye lo que comúnmente suele agregarse como la parcela del cementerio, la lápida, las flores, los obituarios y la limusina, que pueden sumar miles a la cuenta.

Como la muerte es un tema que suele evitarse, mucha gente no tiene información sobre las diferentes variables –y costos—involucrados en la planificación de un funeral. Así, justo cuando los deudos están más dolidos y vulnerables, deben tomar miles de decisiones rápidamente, muchas veces sin siquiera saber lo que habría querido su ser querido.

El mensaje más importante para las personas que están vivas es decidir sobre sus preferencias funerarias en vida y trasmitir sus deseos a su familia, idealmente en un testamento.

Otra recomendación importante: Conocer sus derechos legales y lo que cuestan los bienes y servicios funerarios para que usted, o sus deudos, no se sientan presionados a comprar cosas que usted no quiere o no necesita. La Comisión Federal de Comercio (FTC) supervisa la “Ley Funeraria”, que regula la forma en que los proveedores de servicios funerarios deben tratar con los consumidores. Algunas de esas disposiciones son:

  • Si lo solicita, las casas funerarias deben darle una lista de precios detallada de todos los bienes y servicios que ofrecen, tanto si lo consulta por teléfono (incluso anónimamente) o en persona.
  • Usted tiene derecho a elegir de entre las opciones que le ofrecen (con ciertas excepciones obligatorias) y no está obligado a comprar paquetes que contengan productos no deseados.
  • Antes de comprar un ataúd o una bóveda, deben darle su descripción y precios antes de mostrarle lo que tienen disponible.
  • Los proveedores que ofrecen el servicio de cremación deben ofrecerle también contenedores alternativos (además del ataúd).
  • Nota: La Ley Funeraria no se aplica a vendedores terceros, como los vendedores de ataúdes y monumentos, ni a los cementerios que no tienen una casa funeraria dentro de sus instalaciones.

Si sus creencias no le exigen cumplir con protocolos fúnebres específicos, éstas son algunas maneras de reducir los costos sin dejar de honrar al fallecido y a sus deudos:

  • Los veteranos de guerra, sus familiares directos, los miembros del Cuerpo de Comisionados del Servicio de Salud Pública de EE.UU. y ciertos civiles que hayan prestado servicio militar pueden tener derecho a ser enterrados en un cementerio nacional, con una lápida. El entierro es gratuito, pero las familias deben hacerse cargo de los gastos de la casa funeraria y el traslado al cementerio.
  • Los cónyuges sobrevivientes o hijos menores de empleados elegibles que hayan aportado al Seguro Social cuentan con un subsidio por fallecimiento de $225 por única vez.
  • Para muchos, la cremación es una opción viable y menos costosa que el entierro. Si decide hacer un velatorio antes de la cremación, pregunte si puede alquilar un ataúd atractivo para la ceremonia.
  • Algunas familias prefieren no hacer un velatorio e ir directamente a la cremación o entierro inmediato. Como el cuerpo se crema o entierra rápidamente, no se necesitan servicios de cosmetología o embalsamamiento, lo cual ahorra cientos de dólares. Además, con la cremación directa, se puede optar por un ataúd de madera sin terminaciones o una caja de cartón para el traslado al crematorio.
  • Puede comprar el ataúd o la urna de cremación a otro proveedor que no sea la casa funeraria. La casa funeraria no puede cobrarle por la preparación del cuerpo ni obligarlo a estar allí para que lo retire.

La muerte de un ser querido siempre es triste, pero usted puede aliviar las cargas emocionales y financieras de su familia planificando con anticipación.


Este artículo tiene por objeto brindar información general y no debe ser considerado como un de legal, un consejo impositivo o financiero. Siempre es buena idea consultar con un de legal, un asesor fiscal o financiero para obtener información específica sobre la aplicación de las cierto leyes impositivas a su caso en particular y sobre su situación financiera específica. También debería consultar con un abogado para determinar de qué manera las leyes sobre bienes raíces, el derecho testamentario y/u otras leyes aplican para su situación específica.

Jason Alderman dirige los programas de educación financiera de Visa. Para inscribirse y recibir un Boletín de Noticias Electrónico financiero personal gratuito mensualmente, vaya a www.practicalmoneyskills.com/newsletter.