Inicio Calculadoras Planes de Lecciones Juegos Tutor Bancario Sobre este Sitio Contáctanos In English In Chinese
Destrezas Prácticas para toda la Vida
BUSQUEDA DEL SITIO
en la Escuela en el Hogar
Recursos Para Consimidores



Evite a los estafadores post-desastres
Por Jason Alderman

¿Alguna vez encendió la luz de un sótano oscuro y se estremeció al ver cucarachas escabullirse por los rincones? Yo siento la misma repulsión cuando escucho acerca de estafadores inescrupulosos que se aprovechan de las víctimas de desastres naturales y provocados por el hombre.

La Better Business Bureau, la agencia para mejores prácticas empresariales, ha apodado a estas cucarachas humanas “cazadores de tormentas”, porque aparecen de la nada después de cada tormenta o desastre significativo. De hecho, debido a que el fraude se esparció tanto después del huracán Katrina, el Departamento de Justicia creó el National Center for Disaster Fraud (Centro Nacional Contra Fraudes de Desastre), un centro de información para más de 20 agencias federales donde la gente puede denunciar sospechas de actividades fraudulentas vinculadas a desastres de toda clase.

Una estafa común se da cuando supuestos obreros de reparaciones aparecen en los vecindarios afectados, para engañar a los propietarios extenuados. Su discurso típico es: “Estamos realmente saturados pero si realiza un depósito en efectivo podemos hacer lugar en nuestra ocupada agenda”. También tienden a asustar a la gente para que crea que su vivienda es peligrosa e insegura y a veces provocan daños durante su “inspección”.

A menudo, estos “cazadores de tormentas” simplemente toman el dinero y huyen. O si regresan para hacer las reparaciones, su trabajo o los materiales son de mala calidad. Esto podría comprometerlo financieramente debido a que probablemente su seguro de vivienda no cubrirá reparaciones no autorizadas o fraudulentas.

A continuación, algunos consejos de la Better Business Bureau para evitar ser víctima de un cazador de tormentas.

  • Consulte a su compañía de seguro para saber qué cubre su póliza y qué debe presentar específicamente. Solicite también que vengan a inspeccionar los daños y vea si cuentan con contratistas aprobados.
  • Nunca contrate a un obrero o contratista en el acto. Obtenga al menos tres presupuestos en base a las mismas especificaciones y materiales. Verifique las referencias, licencias y registros con la National Association of State Contractors Licensing Agencies (Asociación Nacional de Agencias Estatales de Concesión de Licencias de Contratistas - www.nascla.org/licensing_information); también lea las revisiones publicadas por la Better Business Bureau.
  • Exija contratos por escrito que especifiquen el trabajo a realizar, los materiales a utilizar, fechas de inicio y finalización, responsabilidad para la remoción de escombros y detalle de los costos de mano de obra y materiales. Verifique que se incluya el nombre, dirección, número de teléfono y número de licencia del contratista, como también todas las promesas y garantías.
  • Lea la letra pequeña. Algunos contratos dudosos incluyen cláusulas que permiten importantes tasas por cancelación si decide no contratar al contratista después de que su compañía de seguro haya aprobado el reclamo. Otros exigen que pague todo el costo si cancela después de haber expirado el periodo de cancelación.
  • Solicite a su contratista que proporcione un comprobante del seguro vigente que cubra indemnización laboral, daños a la propiedad y responsabilidad personal.
  • Es posible que le soliciten pagar un depósito por adelantado para cubrir los materiales iniciales; entre un cuarto y un tercio es razonable contra entrega de los materiales en su domicilio y una vez que comiencen las obras.
  • Nunca pague la totalidad por adelantado y no pague en efectivo. Exija que el contrato especifique un cronograma para liberar los pagos y, antes de realizar el último pago, solicite al contratista que entregue un comprobante que indique que se les pagó a todos los subcontratistas; de no ser así, usted podría ser responsable de pagarles.

Y finalmente, recuerde el dicho: “Si suena muy bien para ser verdad, probablemente no lo es.” Si alguien lo presiona con tácticas de venta, exige el pago total por adelantado, solicita que usted consiga los permisos necesarios o le ofrece reducir costos con materiales sobrantes de otro trabajo, huya. Los resultados finales podrían ser desastrosos, encima usted ya pasó un desastre.


Este artículo tiene por objeto brindar información general y no debe ser considerado como un de legal, un consejo impositivo o financiero. Siempre es buena idea consultar con un de legal, un asesor fiscal o financiero para obtener información específica sobre la aplicación de las cierto leyes impositivas a su caso en particular y sobre su situación financiera específica. También debería consultar con un abogado para determinar de qué manera las leyes sobre bienes raíces, el derecho testamentario y/u otras leyes aplican para su situación específica.

Jason Alderman dirige los programas de educación financiera de Visa. Para inscribirse y recibir un Boletín de Noticias Electrónico financiero personal gratuito mensualmente, vaya a www.practicalmoneyskills.com/newsletter.