Inicio Calculadoras Planes de Lecciones Juegos Tutor Bancario Sobre este Sitio Contáctanos In English In Chinese
Destrezas Prácticas para toda la Vida
BUSQUEDA DEL SITIO
en la Escuela en el Hogar
Recursos Para Consimidores



¿Sus padres se están gastando su herencia?
Por Jason Alderman

La mayoría de las personas que crecieron durante la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial aprendieron a vivir austeramente y ahorrar por una cuestión de necesidad. Muchas lograron tener una seguridad financiera durante las décadas siguientes, cuando se popularizaron los planes de pensión, ser dueño de una vivienda era la norma y los programas gubernamentales, como la Seguridad Social y Medicare se expandieron. Por un momento, parecía que los niños de la generación del “baby boom” podían llegar a heredar cifras inauditas para las generaciones anteriores.

Sin embargo, en los últimos años, muchos factores económicos han hecho estragos en los ahorros de las personas mayores. Por eso, si estaba contando con recibir una herencia considerable que lo ayude a financiar su propio retiro, tal vez tenga que replantear su estrategia.

Estos son algunos de los motivos por los que las personas mayores están revisando los planes de distribución de su herencia:

La mayoría de las personas que invirtieron fuerte en el mercado accionario durante la Gran Recesión vieron cómo sus cuentas perdían cada vez más valor sin poder hacer nada al respecto. A pesar de que el mercado se ha recuperado en gran medida, muchas personas –especialmente las que están a punto de retirarse –colocaron lo que les quedaba en inversiones más seguras con un interés más bajo, preocupados por la caída futura del mercado. Otras probablemente deban tener que recurrir a ese dinero para llegar a fin de mes, agotando así sus ahorros (y bienes) mucho más rápido de lo que esperaban.

Muchas personas mayores esperaban que su vivienda las ayudara a financiar su retiro. Pero después de la caída del mercado inmobiliario, descubrieron que su valor se había reducido drásticamente. Afortunadamente, el mercado inmobiliario está comenzando a recuperarse, pero muchas de las personas mayores que se quedaron sin fondos debieron recurrir a las hipotecas revertidas o a los préstamos sobre el capital de sus viviendas para cubrir sus gastos diarios, reduciendo así el valor futuro de sus bienes.

A medida que la expectativa de vida crece, aumenta también el tiempo durante el que debemos vivir de nuestros ahorros jubilatorios. Un hombre de 65 años hoy vivirá en promedio hasta los 83; en el caso de las mujeres, salta a 85. Muchas personas jamás se imaginaron que sus ahorros deberían durarles tanto y no lo planificaron en consecuencia.

Aun cuando compren sus medicamentos recetados a través de Medicare y tengan la cobertura de Medigap, las personas mayores, como todas las demás, gastan un porcentaje cada vez mayor de sus ingresos en atención médica. Estos costos suelen superar ampliamente los aumentos que reciben sus beneficios por el costo de vida y los intereses que ganan por sus inversiones.

La generación del “baby boom” ha comenzado a utilizar los beneficios del Seguro Social y Medicare; y cada vez hay menos trabajadores jóvenes que aporten a estos programas, por lo que es posible que estos beneficios disminuyan y las primas o los impuestos sean cada vez más altos, o las tres cosas juntas; cualquiera de estas opciones afectará a los ingresos fijos.

Cuando el mercado era próspero, mucha gente se retiraba antes de tiempo suponiendo que podría cubrir los gastos hasta tanto comenzara a recibir los beneficios del Seguro Social y Medicare. Pero la caída del valor de las propiedades y la reducción de los saldos de las cuentas 401(k) obligaron a muchos de los jubilados a recurrir drásticamente a sus ahorros, recortar sus gastos o incluso volver a trabajar.

Muchas personas mayores ayudan a sus hijos y nietos a pagar sus gastos importantes, como el anticipo de una vivienda o la universidad. Si bien estas donaciones reducen el valor eventual de su herencia, tienen ciertas ventajas fiscales (menores impuestos estatales, deducciones fiscales del estado para los aportes al Plan 529, etc.). Si usted es quien la recibe, no tome a esta ayuda como un permiso para asumir otras deudas.

A menos que tengan un seguro médico integral a largo plazo, sus padres probablemente quemarán la mayor parte de sus ahorros si alguna vez necesitan vivir en una residencia para ancianos. Y recuerde que Medicaid solo se hará cargo de estos gastos una vez agotada la mayoría de los recursos de la persona.

En resumen: En vistas de los problemas financieros con los que se enfrentan las personas mayores, no dependa de una herencia para tener seguridad económica.


Este artículo tiene por objeto brindar información general y no debe ser considerado como un de legal, un consejo impositivo o financiero. Siempre es buena idea consultar con un de legal, un asesor fiscal o financiero para obtener información específica sobre la aplicación de las cierto leyes impositivas a su caso en particular y sobre su situación financiera específica. También debería consultar con un abogado para determinar de qué manera las leyes sobre bienes raíces, el derecho testamentario y/u otras leyes aplican para su situación específica.

Jason Alderman dirige los programas de educación financiera de Visa. Para inscribirse y recibir un Boletín de Noticias Electrónico financiero personal gratuito mensualmente, vaya a www.practicalmoneyskills.com/newsletter.