Inicio Calculadoras Planes de Lecciones Juegos Tutor Bancario Sobre este Sitio Contáctanos In English In Chinese
Destrezas Prácticas para toda la Vida
BUSQUEDA DEL SITIO
en la Escuela en el Hogar
Recursos Para Consimidores



No se deje engañar por las llamadas de inescrupulosos
Por Jason Alderman

Cuando apareció el primer identificador de llamadas, para muchos fue como un regalo de Dios: Por fin se podía identificar fácilmente quién estaba llamando e ignorar las llamadas no deseadas, ya sean de telemarketers, un ex novio o una agencia de cobranzas poco amigable.

Pero, como suele ocurrir, pronto comenzaron a aparecer personas inescrupulosas que manipulaban la tecnología para engañar a la gente simulando ser otra persona. Este engaño se llama “suplantación de identidad” y, mal que nos pese, en muchos casos es completamente legal.

Así es como funciona la suplantación de identidad y éstas son las precauciones que debería tomar para evitar caer en la trampa:

Por un pequeño costo, las empresas y particulares pueden usar un software de suplantación de identidad que genera llamadas en las que se altera el número telefónico y/o nombre que aparece en la pantalla del identificador de llamadas del receptor.

La policía, los investigadores privados y las agencias de cobranzas han utilizado los servicios legales de suplantación de identidad por muchos años. Otras de las personas que podrían tener un motivo legítimo para ocultar su identidad al hacer una llamada son las víctimas de la violencia doméstica y los médicos que devuelven las llamadas a sus pacientes pero no quieren que sepan su número telefónico particular.

Más allá de estos casos, las líneas de la legalidad comienzan a borrarse. La Ley de Veracidad en la Identificación de Llamadas de 2009 prohíbe enviar datos de identificación de llamada confusos o falsos con el objeto de engañar, causar un daño u obtener ilícitamente algo de valor. Los que incurren en estas prácticas pueden ser castigados con multas de hasta $10.000 por cada infracción. Desafortunadamente, estas penas no han logrado disuadir mucho a los estafadores.

Uno de los engaños más comunes es el de los que simulan representar a un banco, un organismo gubernamental, una compañía de seguros o de tarjeta de crédito, o a otra empresa con la que usted está relacionado. Cuentan con que usted confíe en ellos al reconocer el nombre de la empresa en su pantalla.

Con el pretexto de advertirle sobre alguna situación urgente (la violación de una cuenta, un pago atrasado, un reclamo de seguro pendiente, una citación judicial no respondida, etc.) quien lo llama intentará sonsacarle información personal o de su cuenta, supuestamente para verificar sus registros.

Muchas veces, estas son llamadas automatizadas, en las que una voz grabada le pide que se quede en línea para hablar con un representante o que llame a otro número para más información. No lo haga. Si cree que la llamada podría ser genuina, contáctese usted con la compañía al número de llamada gratuita que aparece en su tarjeta, resumen de cuenta o en el sitio web de la empresa.

Jamás divulgue su número completo del Seguro Social, el nombre de soltera de su madre, el número de su tarjeta de crédito, contraseñas u otros datos privados por teléfono, a menos que haya sido usted quien llamó. Quien reciba esta información podría usarla para acceder a sus cuentas y retirar o transferir dinero, aumentar los límites de crédito o husmear sus actividades recientes, entre otras intrusiones.

Los ladrones de identidad pueden usar su información personal para abrir nuevas cuentas de crédito (ej., tarjetas de crédito, hipotecas o préstamos automotores), crear una nueva identidad o incluso conseguir un trabajo fraudulentamente. Muchas veces, usted ni siquiera se entera de lo sucedido hasta que alguna agencia de cobranzas, o el IRS, comienza a acosarlo por facturas o impuestos impagos.

Otra de las formas de suplantación de identidad muy común es ingresar al correo de voz de otra persona. Muchos usuarios de teléfonos celulares no se molestan en configurar la contraseña de sus correos de voz y, como muchos de estos sistemas permiten a los usuarios ingresar desde sus propios números telefónicos, un hacker podría obtener fácilmente su número y acceder a sus mensajes.

En resumen: Usted no le daría información personal a un extraño en la calle. Tome las mismas precauciones con los extraños que lo llaman por teléfono o le piden información en línea.


Este artículo tiene por objeto brindar información general y no debe ser considerado como un de legal, un consejo impositivo o financiero. Siempre es buena idea consultar con un de legal, un asesor fiscal o financiero para obtener información específica sobre la aplicación de las cierto leyes impositivas a su caso en particular y sobre su situación financiera específica. También debería consultar con un abogado para determinar de qué manera las leyes sobre bienes raíces, el derecho testamentario y/u otras leyes aplican para su situación específica.

Jason Alderman dirige los programas de educación financiera de Visa. Para inscribirse y recibir un Boletín de Noticias Electrónico financiero personal gratuito mensualmente, vaya a www.practicalmoneyskills.com/newsletter.