Inicio Calculadoras Planes de Lecciones Juegos Tutor Bancario Sobre este Sitio Contáctanos In English In Chinese
Destrezas Prácticas para toda la Vida
BUSQUEDA DEL SITIO
en la Escuela en el Hogar
Recursos Para Consimidores



Reevalúe los beneficios que necesita durante la inscripción abierta
Por Jason Alderman

Si usted es uno de los 170 millones de estadounidenses que tienen seguro médico a través de un plan ofrecido por el empleador, probablemente estará por recibir el material para la inscripción abierta de 2014. Aunque muchas veces resulta engorroso leer toda esa información, optar por continuar con su cobertura actual sin evaluar otras podría ser un error muy costoso. Le explico por qué:

Desde la sanción de la Ley de Atención Médica Asequible de 2010, los seguros médicos han sufrido grandes modificaciones, incluyendo la eliminación de los límites de cobertura anuales y de por vida y las exclusiones por enfermedades pre-existentes, la expansión de la atención preventiva gratuita y la posibilidad de que los hijos mayores de 26 años continúen en el plan de sus padres.

Como consecuencia, muchos empleadores han modificado sus planes de beneficios. Además, si sus ingresos o su situación familiar se han modificado en este último año, su plan actual tal vez haya dejado de ser la mejor opción. Y, si su empleador le ofrece cuentas de gastos flexibles y usted no está participando, está desaprovechando un valioso beneficio fiscal.

Esto es lo que tiene que tener en cuenta al revisar sus opciones de beneficios:

Compare detenidamente todos los costos y prestaciones de los diferentes planes que le ofrecen y observe cómo podría cambiar su cobertura actual el próximo año. Los cambios más comunes son:

  • Planes médicos descontinuados o reemplazados.
  • Primas mensuales, deducibles y copagos más altos.
  • Vademécums de drogas modificados
  • Médicos u hospitales que han dejado de pertenecer a la red de prestadores de su plan
  • Cambios en el número de consultas a especialistas cubiertas por el plan (acupuntura, quiropráctica, terapia física, etc.)

Si se las ofrecen, las cuentas de gastos flexibles (FSAs) para gastos médicos y de dependientes pueden compensar ampliamente el impacto financiero de los gastos médicos y de sus dependientes permitiéndole pagar ciertos gastos de su bolsillo antes de impuestos, es decir, antes de que se le descuenten de su sueldo los impuestos federales, estatales y del Seguro Social. Esto reduce sus ingresos imponibles y, por lo tanto, sus impuestos.

Puede usar una FSA de gastos médicos para pagar los gastos médicos autorizados por el IRS que su seguro médico, odontológico u oftalmológico no cubra. Consulte los gastos autorizados en la Publicación 502 del IRS. Las cuentas FSA para gastos de dependientes le permiten usar dólares antes de impuestos para pagar ciertos gastos relacionados con el cuidado de sus hijos, cónyuge, padres u otros dependientes incapaces de cuidarse por sí mismos.

Así es como funcionan las cuentas FSA: Supongamos que usted gana $42.000 al año. Si aportara $1.000 a una cuenta FSA para gastos médicos y $3.000 para gastos de dependientes, sus ingresos imponibles se reducirían a $38.000. Su ingreso neto resultante, después de impuestos, sería de casi $1.600 más que si hubiera pagado dichos gastos en base post-impositiva.

Recuerde estas restricciones sobre las cuentas FSA:

  • Los aportes del empleado se limitan a $2.500 por año para las cuentas FSA de gastos médicos y $5.000 para gastos de dependientes.
  • Los aportes para gastos médicos y de dependientes no son intercambiables.
  • Calcule cuidadosamente los gastos que planea tener ya que puede perder los saldos no utilizados de la cuenta. Algunos empleadores ofrecen un período de gracia para incurrir en gastos de hasta 2 ½ meses después de la finalización del año del plan, pero no es obligatorio, por lo que le recomiendo consultar la política de su compañía.
  • Fuera del período de inscripción abierta, solo puede hacer cambios en las cuentas FSA a mitad de año en caso de haber alguna modificación importante en su vida o su condición familiar (casamiento, divorcio, fallecimiento del cónyuge, nacimiento o adopción de un hijo, etc.) Si esto ocurre a mitad del año, modifique sus cuentas FSA para obtener mayores beneficios.
  • Debe reinscribirse en las cuentas FSA todos los años –los saldos no se trasladan de un año al otro.

Compare los planes de su empleador con los que ofrece el empleador de su cónyuge, especialmente al decidir dónde asegurar a sus hijos. Recuerde también que si se casa, se divorcia o se modifica la cantidad de dependientes, esto podría afectar el tipo y costo de sus opciones de cobertura.

Vale la pena tomarse unos minutos para revisar sus opciones de beneficios para el próximo año, especialmente al considerar las potenciales consecuencias financieras.


Este artículo tiene por objeto brindar información general y no debe ser considerado como un de legal, un consejo impositivo o financiero. Siempre es buena idea consultar con un de legal, un asesor fiscal o financiero para obtener información específica sobre la aplicación de las cierto leyes impositivas a su caso en particular y sobre su situación financiera específica. También debería consultar con un abogado para determinar de qué manera las leyes sobre bienes raíces, el derecho testamentario y/u otras leyes aplican para su situación específica.

Jason Alderman dirige los programas de educación financiera de Visa. Para inscribirse y recibir un Boletín de Noticias Electrónico financiero personal gratuito mensualmente, vaya a www.practicalmoneyskills.com/newsletter.