Inicio Calculadoras Planes de Lecciones Juegos Tutor Bancario Sobre este Sitio Contáctanos In English In Chinese
Destrezas Prácticas para toda la Vida
BUSQUEDA DEL SITIO
en la Escuela en el Hogar
Recursos Para Consimidores



Guía para manejar las finanzas de otro
Por Jason Alderman

Cualquiera que haya tenido que hacerse cargo alguna vez de las finanzas personales de sus padres o de otra persona puede dar fe de la enorme responsabilidad que esto implica. Más que enorme, yo diría que es aterradora.

Sabiendo que millones de estadounidenses actúan como fiduciarios (es decir, manejan dinero o bienes) de sus seres queridos, por lo general sin capacitación formal ni experiencia, la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés) ha creado cuatro guías sencillas para los encargados de manejar el dinero de otros (en consumerfinance.gov.).

El Director de la CFPB, Richard Cordray, indica que hay 50 millones de estadounidenses ancianos y millones de personas que nacieron en la posguerra y ya están cerca de la ancianidad. Unas 22 millones de personas mayores de 60 años ya le han otorgado un poder a alguien para que se encarguen de sus cuestiones financieras, y millones de otras personas –incluyendo a adultos jóvenes discapacitados—tienen curadores designados por un juez u otros fiduciarios. “Para proteger a nuestros mayores, debemos educar a la generación que los cuida”, explica.

A veces, eso implica conocer mejor los productos y servicios financieros que se ofrecen a las personas mayores para ayudarlas a tomar decisiones informadas. Pero a menudo son quienes los cuidan los que deben tomar decisiones críticas, ya sea porque tienen un poder de un padre con Alzheimer o porque se les ha pedido manejar los beneficios del Seguro Social de algún amigo discapacitado.

Las guías de la CFPB están dirigidas a personas que actúen como fiduciarios de cuatro formas diferentes:

  • Alguien le ha otorgado un “poder” para tomar decisiones con respecto al dinero y los bienes en nombre de esa persona.
  • “Curador por designación judicial”, cuando un tribunal lo designa curador del dinero y los bienes de una persona que no puede manejarlos por sí mismo.
  • Se lo nombra “fiduciario” en virtud de un fideicomiso en vida revocable de otra persona y se le otorga el poder de tomar decisiones sobre los bienes de esa persona.
  • “Fiduciario designado por el gobierno”, cuando el gobierno lo designa para manejar los beneficios del Seguro Social o de la Administración de Veteranos de otra persona.

La CFPB cita cuatro responsabilidades principales de los fiduciarios:

  • Actuar en pos de los intereses de la persona. Por ejemplo, un fiduciario no debería prestar ni dar el dinero de la persona a otros ni quedárselo para sí mismo, y debería evitar otros conflictos de intereses. Las guías dan ejemplos de acciones que podrían dar lugar a conflictos.
  • Manejar el dinero y los bienes con responsabilidad. Esto incluye pagar las cuentas en término, proteger los fondos no gastados, invertir prudentemente y llevar una lista de todo el dinero, bienes y deudas.
  • Mantener su dinero por separado. Esto significa pagar los gastos de la otra persona con el dinero de esa persona y evitar tener cuentas conjuntas.
  • Llevar registros claros: Hacer listas detalladas del dinero recibido o gastado en nombre de la otra persona, evitar pagar en efectivo para tener un registro de las compras, y guardar todos los recibos.

Las guías explican a los encargados sus responsabilidades como fiduciarios y les dan ideas prácticas de cómo manejar el dinero, como los tipos de registros que deberían llevar, cómo interactuar con los bancos y demás profesionales en nombre de la otra persona, y sugerencias para evitar conflictos con los miembros de la familia y los amigos que no estén de acuerdo con sus acciones.

También ofrecen consejos para detectar la explotación financiera y evitar los engaños. Como destaca Cordray, las personas mayores “suelen ser un blanco atractivo porque, por lo general, tienen valores tangibles, ya sean ahorros jubilatorios o capital inmobiliario, y pueden estar solos o ser más susceptibles a ser engañados por un depredador disfrazado”.

En resumen: Los fiduciarios deben ser confiables, honestos y actuar de buena fe. Si usted no cumple con estas condiciones, podría ser apartado de su rol, demandado, obligado a reponer el dinero malgastado o, posiblemente, ir preso. Por eso es importante asegurarse de estar calificado antes de aceptar la responsabilidad de cuidar las finanzas de otra persona.


Este artículo tiene por objeto brindar información general y no debe ser considerado como un de legal, un consejo impositivo o financiero. Siempre es buena idea consultar con un de legal, un asesor fiscal o financiero para obtener información específica sobre la aplicación de las cierto leyes impositivas a su caso en particular y sobre su situación financiera específica. También debería consultar con un abogado para determinar de qué manera las leyes sobre bienes raíces, el derecho testamentario y/u otras leyes aplican para su situación específica.

Jason Alderman dirige los programas de educación financiera de Visa. Para inscribirse y recibir un Boletín de Noticias Electrónico financiero personal gratuito mensualmente, vaya a www.practicalmoneyskills.com/newsletter.