Inicio Calculadoras Planes de Lecciones Juegos Tutor Bancario Sobre este Sitio Contáctanos In English In Chinese
Destrezas Prácticas para toda la Vida
BUSQUEDA DEL SITIO
en la Escuela en el Hogar
Recursos Para Consimidores



¿Debemos comprar un seguro para nuestra mascota?
Por Jason Alderman

Uno de los temas que aprendí a evitar hasta no conocer bien a una persona (además de la política y la religión) es cuál es su postura con respecto al tratamiento de las mascotas. Algunas personas, cuando su perro se enferma o se lastima, dicen “Es solo un animal, es solo parte del ciclo de vida”. Otras consideran a Rover un integrante más de la familia y sacarían una segunda hipoteca para salvarle la vida.

Ambos tipos de dueños de mascotas probablemente ven los miles de avisos de seguros para mascotas y se preguntan si vale la pena hacer el gasto, que podría ser de varios miles de dólares a lo largo de la vida de una mascota. Hice algunas averiguaciones y la mejor respuesta que obtuve es: depende.

En primer lugar, pregúntese: ¿Considera al seguro para mascotas como una inversión financiera, en la que espera obtener más en beneficios que lo que pagará de primas a lo largo de la vida de su mascota? ¿O más bien como el seguro del auto o del propietario, donde espera que nunca le pase nada malo pero quiere estar cubierto en caso de que ocurra una catástrofe?

De cualquiera de las dos formas, estos son algunos hechos básicos sobre los seguros para mascotas que podrían ayudarlo a decidir si le conviene o no:

Los seguros para mascotas comparten varias características con los seguros de salud de los humanos: Las pólizas suelen tener deducibles anuales, copagos y exclusiones, y algunas limitan los veterinarios, clínicas y hospitales que puede utilizar.

Pero también tienen varias diferencias. Por ejemplo, las aseguradoras de mascotas pueden rechazar coberturas por enfermedades o condiciones preexistentes y establecer límites de pago anuales y de por vida. Algunas de las muchas restricciones a las que debe estar atento al comparar los planes son:

  • Las primas varían ampliamente dependiendo de su lugar de residencia y pueden ser más caras dependiendo de la edad y raza de su mascota, la inflación de los costos veterinarios y otros factores.
  • Por lo general, usted debe pagar la factura del veterinario u hospital y luego solicitar el reintegro.
  • Muchos planes deniegan o restringen la cobertura si el animal tiene problemas congénitos o hereditarios (como displasia de cadera en los perros o problemas renales en los gatos) y problemas prevenibles, como enfermedad periodontal.
  • Además de los montos máximos anuales o de por vida de los beneficios cubiertos, puede haber un límite en el pago del tratamiento de una enfermedad o accidente.
  • Si su mascota padece algún trastorno en particular un año, no se sorprenda si, al renovar la póliza, ese trastorno queda excluido –o si le piden que pague una tarifa adicional para la cobertura futura.
  • A las mascotas que superan cierto límite de edad se les suele denegar la cobertura.
  • Algunas razas suelen estar excluidas o solo se las acepta con una cobertura restringida.
  • Algunas aseguradoras le permiten aumentar la cobertura de su póliza de accidente o enfermedad con una cobertura opcional de “tratamientos de bienestar” para cosas como esterilización y castración, exámenes físicos anuales, vacunas y chequeos de rutina. Asegúrese de que la prima adicional valga el costo extra.

Tal vez el mayor desafío al elegir el seguro para su mascota sea el de comparar los planes que ofrecen. Hay cerca de una docena de aseguradoras en EE.UU. y cada una ofrece una variedad de planes con diferentes deducibles, copagos y montos de cobertura máximos, así como diferentes beneficios cubiertos y exclusiones.

Puede ir directamente a sus sitios web para ver los detalles de los planes y solicitar una cotización, o usar un sitio de comparación independiente para ver cotizaciones de diferentes aseguradoras. Le recomiendo hacer una hoja de cálculo para comparar los beneficios y costos uno al lado del otro, al igual que cuando compara precios de seguros de auto.

En resumen: Si decide que el seguro para mascotas no es para usted, al menos asegúrese de reservar algún dinero para cubrir los gastos previstos –y los imprevistos.


Este artículo tiene por objeto brindar información general y no debe ser considerado como un de legal, un consejo impositivo o financiero. Siempre es buena idea consultar con un de legal, un asesor fiscal o financiero para obtener información específica sobre la aplicación de las cierto leyes impositivas a su caso en particular y sobre su situación financiera específica. También debería consultar con un abogado para determinar de qué manera las leyes sobre bienes raíces, el derecho testamentario y/u otras leyes aplican para su situación específica.

Jason Alderman dirige los programas de educación financiera de Visa. Para inscribirse y recibir un Boletín de Noticias Electrónico financiero personal gratuito mensualmente, vaya a www.practicalmoneyskills.com/newsletter.